Juankiblog » Follarse a una downie

Follarse a una downie

 
Ante mis frustradísimos intentos de ponerme en forma, me he dado cuenta de algo tremendamente agridulce: No voy a estar bueno jamás. Eso es un hecho. Estoy condenado a desperdiciar una materia prima interesante con cierto potencial (rubio y de ojos azules) y acabar siendo un gordaco calvo muy chungo. Poco a poco voy asumiéndolo, cada vez me va doliendo menos.

De todas maneras, creo que la gente le da mucha importancia al físico, y eso está feo. Yo no soy tan exigente, el físico no me parece una prioridad. He llegado a la conclusión de que para sobrevivir en este mundo necesito encontrar a una mujer como Reneé Kline. Os acordáis de la historia, ¿no? Aquella mujer que se casó con su novio pese a que quedó completamente desfigurado a causa de un ataque suicida cuando estuvo destinado en Iraq.

A esa mujer se la traía al pairo que su marido pareciera el póster de ‘Bad Taste, a ella sólo le importaba el interior. En palabras suyas: “yo me enamoré de su corazón, y eso no se lo han quitado”. Vale que al año se divorciaron, pero en su momento fue bonito de cojones.

Es curioso, porque fue un suceso que armó bastante revuelo. A todo el mundo le conmovió la historia. Esa chica se convirtió en una heroína porque LE DABA IGUAL que su marido estuviera desfigurado. Pero… Qué coño. ¿Y si le gustara más así? Pongamos que, yo qué sé, la chica tenía un fetiche muy jodido con los desfigurados, que le ponen los tullidos, que le excita el muñón. Tenía dudas sobre si casarse con su novio o no, pero entonces éste se destrozó la cara y le vio un morbo añadido a la relación. Entonces ya no molaría tanto, ¿no? De heroína a puta desequilibrada, y sin que apenas cambie demasiado la historia.

Pasa un poco lo mismo con la película ‘Yo también’. La película, si no la habéis visto, trata sobre la historia de amor entre un hombre con Síndrome de Down y una compañera suya de trabajo sin discapacidad alguna. Lo bonito de la película es que a la chica NO LE IMPORTA que tenga Down, se ha enamorado de la persona. Es una historia la mar de cute porque viene a decirnos que el amor puede con todo.

Pero vuelve a ser un poco lo de antes, ¿y si lo que pasa es que a la tía le molan los downies? Imaginad que corta con él pero luego se va con otro que tenga la misma discapacidad. ¿Entonces qué? La cosa ya está mal, ¿no? Si lo pasa por alto está bien, si lo ve como un aliciente es una enferma.

Pero en estos casos tendemos a pensar siempre bien, a quedarnos con lo bonito. Y creo que esto pasa porque en ambos casos el que tiene la discapacidad es el hombre. Si viésemos por la calle a una pareja de novios formada por una chica sin discapacidad aparente y un chico con Síndrome de Down, pensaríamos: “Joder, qué mona”.

Ahora, imaginad la misma escena protagonizada por mí: Yo, por la calle, sonriendo, empujando a mi novia downie en silla de ruedas.


Ya no mola, ¿no? Cabronazos…

Aquí no vais a pensar que estoy con ella porque he sabido ver más allá de su enfermedad. No vais a montar en vuestra cabeza una bella y conmovedora historia de amor con banda sonora de Guille Milkyway, no. En el mejor de los casos pensaréis que voy con ella porque es la que menos se me ha resistido. En el peor, añadiríais que la estoy forzando sexualmente (que mientras la voy llevando voy diciéndole cosas a lo: “bueno, ya sabes lo que toca hoy…”). Y lo más chungo es que seguro que asumís que lo hago por morbo, sin contemplar otras posibilidades.

Vamos, que la cosa está muy clara: Si eres mujer te puedes tirar a un downie con total impunidad. Nadie te mirará mal, eso sí, procura no dar nunca a entender que te gusta más de la cuenta o pasarás de chica mona altruista y no-superficial a ser el diablo en persona en cuestión de segundos.

PD: A todo esto, me acabo de marcar un post cojonudo para ganar los Premios Bitácoras. Cualquiera que entre a raíz de ahí y lea esto simpatizará inmediatamente conmigo y me votará. ¿Cómo? ¿Que vosotros no me habéis votado aún? ¡¿Pero a qué esperáis?!

12 Comentarios. ¡Que viva el flame!

  1. Un tipo con boina dijo:

    Oiga, se ha pasado usted. ¡Ha perdido un lector, follamonguers!

    Bueno, no.

  2. Alex B dijo:

    Chúpame la polla.

  3. MarisaMIDD dijo:

    El problema es que si tu sonrisa se parece a la del dibujo, aunque seas un pedazo de pan, no podemos pronosticar buenas intenciones.

  4. paso dijo:

    A mi también two pamela.

  5. Kurchatovio dijo:

    Lo chungo es que creo que eso de acostarse con incapacitados lo prohíbe la ley. No estoy muy seguro, ¿eh?

    Y joder, siempre habrá alguna gordita geek con baja autoestima para nosotros dispuesta a liberar endorfinas con nuestro pene (siempre y cuando nos disfracemos de Ned Stark o Furby)

  6. Juan Carlos dijo:

    @Un tipo con boina: Y eso que ni siquiera he hecho el chiste de ‘Robert Downie Jr.’.

    @Alex B: ¿Cuál de las tres?

    @MarisaMIDD: Joder, yo es que soy una persona muy sonriente y expresiva. Lo hago sin malicia alguna.

    @paso: De una en una, por favor. Que mi tráquea no da para tanto.

    @Kurchatovio: ¿Está prohibido por la ley? Bueno, supongo que dependerá de hasta qué punto el sujeto en cuestión es monguer.

    Y sí, te doy la razón, las gorditas geeks con baja autoestima son LA VIDA.

  7. LA TIA dijo:

    Con un downie en la familia tenemos bastante y ya sabes que tu no eres jajjajaja

  8. Creo que esto está totalmente fuera de lugar dijo:

    Te has pasado con este post, y no digas que tengo poco sentido del humor ni mierdas de esas. Te has pasado y punto.

  9. Anónimo dijo:

    ^
    l
    l
    l
    A fregar

  10. Jose dijo:

    Las tías no buscan tíos buenos. Te recomiendo que investigues un poco sobre el tema. Hasta el engendro más horrendo puede convertirse en un pickup artist de éxito.

    (Si el inglés no es problema y estás interesado, puedo enviarte algunos libros muy recomendables).

  11. Juan Carlos dijo:

    @LA TIA: Toda la razón. Pero espero que no se pase por aquí y lea el comentario, que me hiño vivo.

    @Creo que esto está totalmente fuera de lugar: ¡Por fin alguien que se ofende! Creí que no pasaría nunca. Ven, ven, siéntate, tómate algo, estás en tu casa.

    Nah, creo que he escrito cosas más abiertamente ofensivas. De hecho, creo que este post es bastante blanco teniendo en cuenta los temas que se abarcan. Si te paras a pensar, ¿a quién ofendo en realidad? No digo nada en contra de las personas que sufren Síndrome de Down, ni me mofo de su condición. El post va un poco más sobre la hipocresía de la gente.

    Claro, que por otra parte… El dibujo del post anula totalmente los argumentos que te acabo de exponer. Pero vamos, que eso.

    @Anónimo: Girls just wanna fregar.

    @Jose: Lo sé, lo sé. Si hasta yo he conseguido follar, con eso lo digo todo. Lo que pasa es que si no lo abarcaba todo desde esa perspectiva me quedaba sin post.

    Con respecto a lo de los libros, adelante, ilústrame.

  12. Juankiblog » La Maldición del Starbucks de Universitat dijo:

    […] literalmente, tras una sola conversación, sin conocerlo de nada y teniendo éste un blog con posts sobre follar con downies como única carta de presentación; es como si su hija estuviera pidiendo a gritos terminar muerta […]

¡¿Que ha dicho qué?! ¡Será cabrón! ¡Vamos a trollearle!