Juankiblog » Chica del Metro

Chica del Metro

 
Esto que os voy a contar ocurrió hace unas cuantas semanas ya. La historia, para variar, empieza conmigo, como cada tarde, volviendo a mi casa en mi rutinario viaje de Metro.

Estaba yo tan tranquilo con mis cosas, escuchando música, pero pronto me di cuenta de que estaba compartiendo vagón con una preciosa chica pelirroja, que no aparentaba más de diecisiete años, y de la que si bien no capté demasiado su atención, en el fondo eso me aliviaba de sobremanera. Pues ya os he comentado alguna vez que yo, es subirme en el Metro y mutar en un repugnante ser que inspira de todo menos confianza.

Y os juro que no lo digo por exagerar. Como últimamente hace un frío de cojones, me veo obligado a llevar un abrigo gigantesco que, si bien me protege del frío durante mi trayecto por la calle, al llegar al Metro me entra el bajón repentino y el sudor empieza a rodear y empapar todo mi cuerpo, a pegarse por todo mi pelo. Mi pelo, que ya es un hijo de la gran puta de por sí, en cuanto se moja un poco parece que lleve un comb over en toda regla.

El abrigo me hace aparentar 10 kilos de más, el peinado Anasagasti que se me forma me aviejuna, y el sudor directamente desintegra por completo cualquier diferencia que pudiera tener físicamente mi cuerpo con el de Philip Seymour Hoffman en ‘Happiness. Bueno, y en la vida real también.

Como me daba vergüenza que una chica tan mona me viera con el look de violador en serie, y pese a tener la certeza de que jamás la volvería a ver, rápidamente me dirigí hacia la puerta del vagón justo cuando el Metro se aproximaba a mi parada. Yo ya tenía el dedo puesto sobre el botón de la puerta, para abrirla en cuanto llegara. Ya sabéis, esos momentos de tensión extrema en los que estás esperando a que se pare el Metro y se ilumine la lucecita verde que rodea el botón, esos Quick Time Events del Mundo Real™.

Pero para mi sorpresa, veo que la chica también se baja en esa misma parada. Y me cago un poco en la puta, porque me percato de que ya me ha echado el ojo. Y me dirigió una mirada no precisamente agradable. Puso una cara d’ensumar merda que acojonaría a cualquiera. Por lo tanto, huí lo más rápido que pude por el largo pasillo de la estación. Como tengo que hacer un transbordo, me fui corriendo hacia la otra línea donde tengo que coger el siguiente Metro. Bajé las escaleras muy deprisa, como una exhalación, sólo para llenarme de frustración al ver que la chica me iba detrás y se subía exactamente en el mismo vagón que yo. Otra vez.

Ahí es más o menos cuando todo empieza a importarme una mierda. Asumo que ya me ha visto, que ya tiene plena constancia de que soy un despojo humano, así que decido dejar a un lado toda esa mierda y seguir con mi vida como si nada hubiera pasado. Pero lo más jodido aún estaba por llegar.
 


Dramatización: La imagen que doy en el Metro.

 
En cuanto llego a mi parada y salgo por la puerta, veo que la chica también se baja. Es más, en esta ocasión toma la iniciativa y se me adelanta ella, subiendo las escaleras a toda prisa. No contenta con bajarse por segunda vez consecutiva en la misma parada que yo, descubro que al salir al exterior se pone a subir exactamente por la misma calle por la que tengo que subir yo a diario. Y es una calle cuya cuesta arriba puede durar más de siete minutos.

Siete minutos que se tornan agonizantes. Ella camina rápido, pero yo también. Da totalmente la impresión de que la estoy siguiendo. No quiero ralentizar mi ritmo, pero no por ella, sino porque tengo prisa. Intento adelantarla, es peor, acorto la distancia con ella y nos quedamos a apenas unos centímetros el uno del otro. Es muy tétrico. Soy muy tétrico. Sólo quiero llegar a mi casa y acabar con esto de una vez. Al final, la chica me dio esquinazo desviándose por una dirección contraria a la mía, y todo terminó.

O al menos así habría sido si esta situación no se hubiera repetido una y otra vez desde ese día en adelante. Y cada vez noto que se percata antes de mi presencia, y cada día me mira peor, desconfía sistemáticamente de mí. No la culpo, tengo la palabra ‘violador’ escrita en la frente.

Sí, sé que hay posibles formas de solucionar esto. Por supuesto que puedo cambiar de calle, por ejemplo, pero yo a esas horas tengo prisa por llegar a casa y en su momento diseñé el camino más óptimo para llegar cuanto antes. El problema es que ella piensa igual que yo: En la primera estación, nos esperamos justo en el centro del andén, que es donde más cerca nos queda del pasillo que nos lleva a la otra línea; en la segunda estación nos ponemos en el último vagón que nos deja delante de la salida; subimos por la calle que nos lleva más directos a nuestros respectivos hogares. Ergo estamos condenados, por nuestra extrema cabezonería y meticulosidad, a coincidir sí o sí.

Pero cada vez resulta más incómodo. A cada día que pasa tengo la impresión de parecer más un yonki, un mendigo o un violador. Y como la situación se me antoja insostenible por todas partes, lo único que se me ha ocurrido para suavizar la tensión entre ambos es dedicarle este vídeo para hacer las paces, y que sea lo que Dios quiera:
 


Esto va por ti, chica del Metro.

22 Comentarios. ¡Que viva el flame!

  1. Caca dijo:

    Patético, así no se liga eh juanca?

  2. Un maricacá dijo:

    @Caca Yo estoy cachondo perdío. Juanca, empálame con tu cetro

  3. Avellano dijo:

    Hace tiempo que leo tus posts y no te he escrito nada, pero en serio; fan total de tus historias, a cada cuál más tétrica.

    Si una de las próximas veces que vuelvas a encontrarte con la chica del metro ves que te mira bastante peor que de costumbre o simplemente huye de ti, puede ser que sea porque ha leído el post y visto el vídeo (temazo, por cierto), entonces me imagino que ya no sabrás por donde meterte y esa situación será digna de ser relatada en una nueva entrada. Claro que también puede que enfermizamente le haya gustado todo esto, entonces ya no sé que decirte, sólo tú sabrás como actuar.

    ¿Y si yo fuera la chica del metro?

    Qué no, que es coña; un saludo.

  4. Rafael P. Campoamor (@rafacampoamor) dijo:

    Bravo! No sabes las carcajadas que he soltado con la canción! XD

  5. Conunas dijo:

    Tan genial y tan horrible, algo así como Miranda.

  6. Audrey dijo:

    En mi humilde opinión, el mensaje “no soy un violador” pierde credibilidad si llevas la camiseta de La revolución sexual…

  7. MarisaMIDD dijo:

    Me fascina y conmueve tu intento de consolar a la chica. Muy a lo «No, no eres fea, de verdad, es que no me apetece violarte. Sé que cualquier otro, en mi situación, aprovecharía el momento, pero es que no quiero. No lo tomes a mal, de verdad. Suerte buscando un violador, te lo mereces».

  8. Bóinez dijo:

    Esa camiseta de MARICÓN es peor que parecer una especie de Quasimodo Nolan.

  9. Sovic dijo:

    Puede que lea esto, le haga gracia y quiera ser tu amiga para que, posteriormente, la penetres.

    Es broma eso no pasará. Un saludo!

  10. Adolf dijo:

    Te estás quedando calvo

  11. paso dijo:

    guapete q eres

  12. LA TIA dijo:

    Bueno no……….. lo siguiente.
    JAJAJAJJA

  13. Juan Carlos dijo:

    @Caca: ¡Si no quiero! De eso se trata todo el post.

    @Un maricacá: Ponte a la cola. A la mía, digo.

    @Avellano: ¡Muchas gracias por leerme durante tanto tiempo! Mis historias siempre son así de jodidas, vivirlas es un horror pero luego contarlas siempre es un placer. Resulta la mar de terapéutico ‘o algo’.

    La próxima vez que me la encuentre no me voy a poder contener la risa, esto es así. Sólo espero que ella JAMÁS llegue hasta este post. Que sí, que puede hacerle gracia, pero también puede ponerme una orden de alejamiento. Tuve la tentación cuando planeaba todo esto de, finalmente, darle un papel a la chica con la dirección de este post y todo lo demás, pero francamente no tuve cojones.

    Si tú fueras la chica del Metro ya me habrías denunciado.

    Esto es así.

    @Rafael P. Campoamor (@rafacampoamor): ¡Gracias, gracias! La canción la he hecho con todo mi cariño y dedicación. Lo ha petado bastante, ¿eh? Mi abuela se la ha puesto de tono de llamada en el móvil.

    @Conunas: ‘Miranda’ es una maravilla y lo sabes. No estoy a su altura de genialidad y horterismo. Podría ser que al final, rompiste el cristal en mí…

    @Audrey: Es una camiseta de ‘La Casa Azul’. ¡¿Puede haber algo más gay que eso?! No parezco un violador, parezco un miembro de ‘Los Happiness’.

    @MarisaMIDD: Ni yo lo habría expresado mejor. Era exactamente lo que pretendía.

    @Bóinez: Ahí se ha pasado. Es usted un CARAPAPA que me tiene envidia sólo porque mi calvicie está lo suficientemente desarrollada como para poder llevar boina, no como usted, que la lleva por POSTUREO. Pero que sepa que lo que diga usted ME IMPORTA UNA PUTA MIERDA. Es más, voy a grabar un videoblog sobre ello sólo para que sepa LO POCO que me importan sus injurias.

    @Sovic: Es más posible que lea esto y llame a la policía.

    @Adolf: Ya lo he dicho en el post. ¡Descúbreme algo nuevo!

    @paso: Decir eso después de ver la foto de mi ‘dramatización’ es tener los huevos muy gordos, pero… ¡Eh! Halagado me hallo.

    @LA TIA: No sé yo si ‘bueno’ es la palabra, pero quién soy yo para negarte un cumplido.

  14. Tutyeison dijo:

    Juanki a lo mejor la cara de asco de la chica en cuestión es porqué en el fondo se contiene para no violarte ella a ti……….no va a ser que no. Pero bueno que ya sabes si necesitas que vaya y le monte un pollo, me llamas (que a mi sabes que me cuesta poco XD)

  15. Carmen dijo:

    Sólo quería hacer notar que cada vez que subes un vídeo tienes más pinta de gay. Pero oye, de gay, no de marica. De tío culto, leído, inteligente, con inquietudes. Pero con el ano MUY dilatado. Gay.
    Un besico, eso sí, que me encanta y tal. Pero gay, gay, gay.

  16. elMagnate dijo:

    Tío, llevas el pelo a lo Anasagasti ya de normal, no es por el sudor. Hazte algún corte. Las entradas les parecen sexys a algunas mujeres, el pelo de cortinilla no tanto.

  17. Juan Carlos dijo:

    @Tutyeison: No, mujer, pobrecilla… Suficiente tiene ya con soportar mi inquietante presencia casi a diario.

    @Carmen: No lo niegues, has mojado las bragas con mi camiseta. Es de gay, sí, pero de gay bonito. Gay de bien.

    @elMagnate: No es que me peine con cortinilla, pero cuando me crece mucho el pelo lo parece. Tengo unas ondulaciones MUY gores, por eso no lo suelo llevar tan largo como en este vídeo. Pero para hacer la primera foto me venía cojonudamente.

    Me alegra verte por aquí de nuevo. Aunque sea para llamarme calvo. Pedazo de cabrón.

  18. elMagnate dijo:

    Una gran foto para tus random.

  19. Pijus Erectus dijo:

    Increíble, vaya temazo. La pelirroja debe leer el artículo entero. Propongo que cada uno de tus seguidores en tu ciudad inunde el metro con mensajes escritos en cualquier parte con el texto “Chica Pelirroja: debes leer juankiblog.com”

    Yo que tú la saludaría con un corto movimiento de cabeza, sonriendo levemente. Es natural que tras coincider varias veces, se termine entablando conversación. Tras años de psicópata violador, he aprendido a ser simpático y atractivo de entrada. Soy ese señor del que todos mis vecinos declararían al periódico “no puedo creer que Pijus haya hecho eso… ¡Con lo simpático que es!. Y también soy el señor del que tus padres te decían que no debes aceptar caramelos.

    Lo que no sé es si hablas en serio cuando te humillas públicamente y menosprecias tu atractivo personal. Un cambio de look te ayudaría a mejorar tu autoestima. No permitas que tu único encanto sea el interior (que lo es, y muy grande); mueve ficha para que el exterior no sea de violador en serie (entre otras cosas porque los violadores en serie no tenemos ese aspecto tan baboso, ¡coño, que la comparación ofende!).

    Yo, o cualquier tío que entienda de hombres, te puede ayudar a mejorar tu imagen. Y yo lo haré sin pedirte nada a cambio; lo que quiera ya lo cogeré sin pedir permiso. Sólo tienes que relajarte y tratar de disfrutar. La resistencia es fútil.

    Un apunte más. Tienes baja autoestima, te humillas en público, aparentemente no quieres ser penetrado, te haces sufrir a ti mismo, rehuyes relacionarte con chicas y necesitas que un Hombre te cambie el aspecto. Tienes todos los puntos para convertirte en el esclavo de un Amo sádico como yo. Créate un perfil de esclavo en el tuamo.net y nos vemos las caras allí. O mejor dicho, te veré la nuca allí. Es mejor que badoo, créeme. Quizá acabes conociendo allí a tu amo cabrón, el que falta en tu vida y no lo sabes todavía.

  20. Sekioz dijo:

    A mi me pasa algo parecido, salvo porque cuando ella se desvía luego nos volvemos a reencontrar. Inevitable, dado que vive en el edificio que hay enfrente del mio.

    A raíz de aquello yo tampoco pude evitar escribir sobre el asunto, y ni corto ni perezoso cree un blog diario con vistas a novela de misterio (aunque duro apenas una semana, abordando el tema muy someramente; ojala lo retome algún día): http://seguimiento-de-un-seguimiento.blogspot.com.es/
    Huelga decir que yo también me sentía una especie de psicópata obseso y obsceno.

    Por cierto, acabo de descubrir el sitio buscando “cutre-revista” y hasta donde he visto he de decirte que me mola bastante, sobre todo tu sentido del humor.

    PS: happiness FTW!

  21. Randell Sandoval dijo:

    Iba por Holmberg a las 10.12 AM y fui poniéndome a la par de una chica que caminaba despacito con una mochilita. Tal vez salía del CBC de Drago. Cruzamos Congreso casi a la par. Linda chica… Bueno, continué por Holmberg a seguir con mi laburo y cobrarle a una socia a unos 20 metros de la esquina. La chica fue una más de las chiquicientas que día a día me pasan por al lado y observo, en este juego pasivo de contemplación del sexo opuesto.

  22. Alex B dijo:

    Chúpame la polla.

¡¿Que ha dicho qué?! ¡Será cabrón! ¡Vamos a trollearle!