¿Qué haría Take That en esta situación?

¡Cuidado con el rabo, tío!

24/07/2013

 
Todo aquel que me siga en Twitter estará al corriente de que durante estas tres últimas semanas he estado ejerciendo de babysitter. Concretamente, el niño en cuestión fue Pedro, mi primo pequeño de apenas 2 años. No es ningún misterio que los niños pequeños no son precisamente santo de mi devoción, pero como mis abuelos se han ido todo el mes de vacaciones y mi tía no tenía a nadie más a quien endosárselo mientras iba a trabajar, me ofrecí voluntariamente a ello porque quería comprarme un iPhone 5 para que la pobre no tuviera que gastarse un dineral con un canguro de verdad.

Cuidar de los críos de mi familia no era algo ajeno para mí. Ya tenía cierta experiencia en ello, gracias a los dos últimos veranos cuidando de mi otro primo. Pero éste es bastante mayor que Pedro y más fácil de cuidar. Pedro representa algo más que un reto para mí. Por muchos motivos. Para empezar, hay que cogerle cariño. Cosa que no era tarea fácil: El niño es feo. Pero feo de cojones. Ha salido al culo de su padre. Hay mucha gente que afirma que todos los bebés o niños pequeños son guapos. Toda esa gente puede ir ya cogiendo número para comerme los huevos.

Así, de primeras cuesta bastante empatizar con él. No exagero si os digo que he visto mandrágoras que me provocan bastante más ternura que él. No parece un niño de 2 años, parece un personaje al que interpretaría Andy Serkis mediante captura de movimiento. No penséis que me estoy aquí cebando gratuitamente con el pobre crío, lo único que digo es que una vez le hice una foto con Instagram para ver si mejoraba y que ni por esas. Y si Instagram falla, yo ya no sé en qué creer. No obstante, está claro que (al contrario de lo que pasó conmigo) conforme vaya creciendo será mucho más guapo que ahora. A peor no puede ir, y eso ya es un consuelo. Y afortunadamente es un niño graciosete y simpático. Más le vale aferrarse a ello como a un clavo ardiendo, pues es lo único que tiene.

 

Foto del día 06-07-13 a la(s) 11.55

Disfrutando de su compañía

 

Dejando a un lado la empatía que pueda provocar y/o lo difícil de ver que sea, otro de los motivos por los cuales representa un reto para cuidar de él es la facilidad que tiene para ponerse constantemente en peligro de muerte. Todos sabemos que resulta bastante complicado encontrar a un crío de 2 años con un instinto de supervivencia que no deje mucho que desear, pero con Pedro estamos hablando de que es prácticamente imposible para él pasar más de cinco segundos sin dirigirse hacia una muerte segura. Tiene muy poco amor propio.

Recuerdo verle hace unos días, buscando nuevas técnicas de subsistencia, experimentando con la retroalimentación, tratando ingerir su propia mano. Supongo que le habría picado el gusanillo, así como de repente, y no se le ocurrió otra cosa que pegarle un muerdo a su extremidad más cercana. El procedimiento consistía en morderse la mano, emitir un fuerte quejido, quedarse unos segundos mirando su mano en silencio, volvérsela a morder y volverse a quejar. Se mantuvo así, ese bucle, durante quince minutos. Se le pueden achacar muchas cosas, pero es innegable que tiene voluntad y perseverancia como para parar un tren.

Ya os he comentado que la mayor baza de Pedro para ganarse el cariño de la gente que le rodea es la de su simpatía. Y es que la mayor parte del tiempo se trata de un niño gracioso y simpaticote, sonriente, muy salado. El problema viene cuando deja de serlo y se convierte en un hijo de perra desconsiderado. Cuando se revela como un capullo que lo único que sabe es hablar de sí mismo en tercera persona y de lo que quiere comer. Cuando te pide una cosa, en su idioma ininteligible, y te suelta un grito irritante si no se la das al instante (complicado, puesto que lo habitual es no entender una sola palabra suya) y en la cantidad y soporte que él crea conveniente.

 

2013-07-13 14.13.29

Es como si no quisiera que le quiera…

 

Con especial odio recuerdo aquella vez cuando, largos minutos de ensayo/error mediante, descubrí que lo que estaba pidiéndome entre berreos se trataba de agua proveniente de la garrafa (que no de la botella de 1,5L de la que también disponemos) y servida en un vaso de plástico (que no en la botella de 500cl donde nos la suele pedir a veces) que debía de estar lleno hasta arriba y que no podíamos suministrárselo bajo ninguna clase de asistencia, sino que quería sostenerlo él solo y bebérselo por su cuenta. Me recuerdo a mí sujetando el vaso con fuerza, justo en el momento en el que descubrí que pretendía sostenerlo él y que no iba a permitir ayuda alguna, mientras él cargado de rabia intentaba arrebatármelo de las manos. Lo cual provocaría un inevitable charco de agua en el suelo si se me ocurría ceder.

Durante aquel forcejeo, en el que sucumbí ante una tremenda impotencia, lo único que me consolaba momentáneamente era fantasear con la idea de asesinar a aquel mocoso desconsiderado con cualquiera de los objetos que se hallaban entre las cuatro paredes que nos rodeaban. Apaciguaba mi ira parándome a pensar en lo extremadamente sencillo que sería acabar con su vida. Me alegraba pensar en la fragilidad de su existencia. Fragilidad pese a la cual él seguía jugando muy duro, cargado de mala hostia y tirando fuertemente de ese vaso. «Cabrón, aún no te quiero lo suficiente como para que me importe que sigas respirando, ¿de verdad crees que lo más sensato es seguir poniéndome a prueba?».

 

2013-07-13 16.19.01

Hasta al quedarse dormido demuestra poco aprecio por su vida, el gilipollas…

 

No tardé demasiado en descubrir que el truco más sencillo para calmar a la bestia consistía en ponerle la tele. Normalmente solía bastar con dejarle puesto Clan TV para que me dejara en paz durante unos minutos y que, de paso, no intentara morir otra vez. Pero no os creáis, que el muy desgraciado también me daba por culo con ese tema. Todo iba bien siempre y cuando estuvieran emitiendo la mierda que a él le gustara, pero en cuanto la programación dejaba de ser de su agrado, ni corto ni perezoso, se dirigía cargado de arrogancia hacia el televisor y lo apagaba. No, no preguntaba antes, no se paraba a pensar que quizá la televisión no fuera sólo para él. Ni siquiera nos pedía que cambiáramos de canal. Simplemente se levantaba y pulsaba el botón de apagado al grito de «¡No gusta!». No, por favor, no lo leáis con una voz mona. Leedlo con la voz de capullo que le corresponde.

Y entonces fue cuando hallé la luz: DVDs. Benditos DVDs. Poniéndole una película que le gustara, lo tendría entretenido durante no menos de 70 minutos y sin correr el riesgo de que se levantara a apagar la tele. Como vi que respondía bien ante Bob Esponja, busqué por la estantería alguna película de éste y finalmente la encontré. Se la puse. Cometí un grave error. El crío se quedó totalmente embobado mirando fijamente a la pantalla. Con una seriedad y frialdad impasible. He dicho ‘embobado’, pero creo que el término más adecuado es el de ‘petrificado’. Me hizo un José Bretón. Durante el tiempo que permaneció en ese estado, creí haber roto su psique por completo. Le había jodido el Sistema Operativo. Por suerte, en algún momento recuperó la consciencia y pude dejar de preocuparme, pero el susto no me lo quitó nadie.

Como sabía que era complicado que la gente creyese mis palabras, me tomé la libertad de tomarle unas cuantas fotografías desde diferentes ángulos, y os juro por lo más sagrado que su posición no varió ni un milímetro durante mi improvisada sesión fotográfica. Es más, me aventuraría a decir que ni siquiera advirtió mi presencia:

 

Ángulos

Primómano

¡PAPÁ, AGUA!

 

Sustos jodidos aparte, si de algo me han servido estos días como canguro doy por seguro que no ha sido para aprender a tratar mejor con los infantes. Sin embargo, sí me han servido para percatarme de lo realmente venida a menos que está hoy en día la programación televisiva dirigida hacia ellos. Quitando excepciones como Phineas y Ferb, Jelly Jamm o —qué cojones— incluso Dora, la exploradora, el resto es una jodienda muy venida a menos (al primero que diga Hora de Aventuras le rompo una barra de pan en la cabeza). Y me gustaría profundizar en un programa que, a mí personalmente, me rompió muchísimo por dentro. Jamás volví a ser la misma persona después de verlo. Me dejó el ojete totalmente torcido.

Dino Trenes el programa en cuestión. A simple vista parece una serie cutre CGI como cualquier otra. Sí, de estas que dan tanta grima. En serio, productores de televisión infantil, si no podéis hacer una serie CGI sin que parezca que seguimos viviendo en 1999, no hace ni puta que os pongáis a ello. Dejad que avance la tecnología, de momento nos conformamos con los dibujos animados normales de toda la vida. En serio. De verdad. De deporte. Que si no, así nos salen luego los niños de apollardados, que tratan de usar sus extremidades para picar entre horas. De todos modos, esta serie no parecía destacar para mal demasiado. Tenía pinta de ser la típica basurilla educativa inofensiva. O eso pensaba hasta que me dio por prestar atención a uno de sus múltiples episodios. Como sé que, escriba lo que escriba, no le puede hacer justicia, prefiero que lo veáis vosotros con vuestros propios ojos:
 


¡No los agitéis demasiado!

No tengo mucho más que decir. Aclarado esto, voy a refrescarme con mi rabo puntiagudo.

Hacer publicidad gratuita

Cuéntame tu vida

20
Échate un comentario

  Suscribirse  
Recientes Antiguos Más votados
Notificación de

Joder, las desventuras de su primo feo y subnormal* me han hecho reír en voz alta.

*Con cariño*

*Bueno, no.

Ojo Juan Carlos…… en tus manos tienes la posibilidad de decidir el futuro de este crio….¿Quieres un futuro normal para él o un posible protagonista de Hermano Mayor?.

OJO…..TODO DEPENDE DE TÍ, JODER!!!!!!!!!!!

paso

Oye! El niño no es feo. Es salado.

La panzada de risas que me he pegado con el dinotren no es ni medio normal. Tengo ganas de ponerme cuatro clavos en la polla y entrar en los estudios de TVE. Bueno, no, le aprecio demasiado.

Chúpame la polla.

Me ha parecido de lo más divertido tu post. Sobre todo el vídeo del Dinotren. Hace tanto que no me reía así, en serio.
Me atrevo a decir que es el mejor vídeo que te he visto.
Acá en México no acostumbramos a llamarle “rabo” a la cola de los animales, más bien a “rabo” generalmente le damos otro sentido…
Y tu primo no es feo, es de “sangre pesada”. Pero tranquilo, no pienses en terminar con su vida, sé bien que a veces es difícil tratar con los pequeños, el chico aún no sabe que muchas veces está colmándote la paciencia, pero no por eso le odies.
Suerte con tu trabajo babysitter, no ahora, pero quizás cuando sea más grande el niño termine amándote.

La Tia

Jajaja vete despidiendote de tu iPhone 5 por el culo te la hinco por que a tu TIA VAS JAJJAJAJA.

Antes de chivarme me despido de ti un beso muy fuerte fuiste mi sobrino preferido. Te querre siempre.

El recuerdo de Juan Carlos,
Estará vivo cada día en nuestro corazón…… sabemos que
descansa en paz y amor de Dios, lo que
reconforta enormemente nuestro dolor por su partida.

Juan-Carlos Ferrer Aranda.
1994-2013.
Agárramela que me crece.


Mensaje para AlexB.

Vete buscando a otro para que te chupe la polla.

Mi sobrino va a morir muy pronto creo que le quedan segundos de vida.

jajajajajja.

Tengo varias cosas que decirte.

a) Genial post.
b) Genial vídeo.
c) La serie es perturbadora.
d) ¡CÓRTATE EL PELO, HIPPIE PULGOSO!


Y e) Tu primo es monísimo, ¡quiero uno igual para mí!

Que sepas que tu IPHONE va a realizar un viaje a velocidad de la luz por tu ano pasando a través de través de todo tu aparato digestivo y parte del respiratorio hasta concluir en una estelar salida por tu boca entre fuertes estertores de sangre y vísceras varias!!!! Luego procreemos a repetir y repetir la operación hasta que te deje funcionar el IPHONE

tiopolitico

Muchacho tienes una facilidad natural para granjearte enemistades tal que sorprende tu longevidad aun siendo tan joven.

PD: buen relato aunque no se si felicitarte o dar el pésame.. o sea en tu linea.

Satoshi

Joder, los niños pequeños son lo peor. No entiendo ni entendere nunca como a la gente les gustan tanto.

La unica vez de las muchas que me dejaron a solas con uno y empece a pensar que quiza no estaban tan mal, porque estaba tranquilito y tal, el crio se cago encima. Y lo vi porque le salia por la pernera del pantalon.

Lo dicho, yo creo que no merece la pena ni por un iPhone 5.

Ah, y Hora de Aventuras es una de las mejores series de dibujos de la historia.

Satoshi, sí, PERO NO PARA NIÑOS.

http://www.youtube.com/watch?v=SrYSfH6zxI8

Dicen que Bob Esponja daña la capacidad de atención de niños menores de 4 años. Pero que quede claro que a mi me encanta. Y la película es suprema.
Phineas y Ferb también y además si que lo veo para cualquier edad.
Y en cuanto a Hora de Aventuras, AMO esa serie. Que para niños más pequeños no, pero para mi hermano de 10 por ejemplo si que la veo bien. Siempre que el niño lidie con un producto tan fumeta claro. Pero en su caso sabe apreciarlo. Mis hermanos más pequeños ya no son del target, pienso yo, aunque igualmente la ven.
Otras series para niños que me gustan son Wonderpets y Pocoyó (que le da mil vueltas a Dora)

Si quieres ver un episodio de una serie infantil muy del rollo del vídeo que has puesto, intenta ver “equipo umizoomi 1×18” titulado las cosas favoritas o algo así (en inglés Favorite Things Show). Intenta contar las veces que dicen concha, y atento a las frases donde meten la palabra.

¿Hora de aventuras no te gusta o simplemente no lo cuentas como serie infantil y estas harto de que lo cuenten como tal?

3:37 del vídeo en adelante: I can’t hold all of these phalic references!

Venga. Bien. El post BIEN.
Que me he dado cuenta a base de stalkeos que se va refinando el humor, o yo me voy haciendo muy gilipollas. Pero que cada vez me río más.
Y el niño el pobre es feo como él solico. De los que les va a sentar bien la barba. Enséñale a vivir dignamente siendo feo, sabemos que puedes.
Y un besazo.

[…] que algunas personas ya me han dicho que actualizara porque lo de Pedro ya huele. Aunque eso, a mi entender, creo que es un tema que mejor lo deberíais tratar con su […]

elMagnate

Grandes los videos recomendados.
comment image

Carapan

Veo que has creado legión.
http://www.youtube.com/watch?v=mGdxGWbe_jA#t=247

Dios nos pille confesaos, y con los huevos prietos.

[…] niño de la familia durante mis primeros ocho años de vida (ya sabéis, antes de que nacieran indeseables engendros demoníacos como éste), mi familia no se tomaba estrictamente en serio todo eso de ocultar bien la farsa. Asumo que me […]

© Juankiblog 2006 - 2018 - Diseño web by Code