¿Qué pasa, rutilófilos?

Patrice Wilson, mi nuevo negro favorito

18/12/2013

 
Hola. Buenos días. ¿Qué tal? Sí, he vuelto.

Probablemente éste haya sido el periodo de tiempo más largo que he pasado sin escribir nada en este blog, pero eso no significa que tengamos que darlo por muerto. Muerto lleva desde 2009. Cuanto antes lo asumamos todos, mejor.

De todos modos, he estado haciendo algunas cosillas de las que pronto recibiréis noticias (no quiero abrir la boca de momento para no gafarlo, que ya me conocéis). También os alegrará saber (o no) que he renovado el dominio durante un año más. Y no os mentiré, el desembolse de los 10$ anuales ha sido el único un motivo de peso para escribir este post. Que ya que he pagado por una temporada más, qué menos que amortizarla dándole un poco de vidilla a esto.

Además, que algunas personas ya me han dicho que actualizara porque lo de Pedro ya huele. Aunque eso, a mi entender, creo que es un tema que mejor lo deberíais tratar con su madre. No es cosa mía.

Hoy he venido a hablar de vídeos virales de Internet (sí, como si fuera el puto gordo de En el aire). Supongo que los que estéis un poquito al corriente sobre el tema sabréis cuál es el vídeo viral que más lo ha ido petando últimamente, el que más atención mediática ha recibido. No, coño, el de la canción del zorrito no. Me refiero a ‘Chinese Food’, el temazo de Alison Gold que rivaliza con ‘Súper Disco Chino’ por el título de la canción más sorprendentemente racista a la par que pegadiza de la historia.

¡¿Cómo?! ¿Que no la habéis escuchado? Echadle un ojo, echádselo, que no tiene desperdicio alguno. ¿Eh? ¿Que estáis leyendo este post desde el móvil o la tablet? Bueno, no pasa nada, yo me espero a que lleguéis a casa y os lo veáis desde el ordenador. ¿Que no tenéis ordenador? Os podéis ir metiendo la era post-pc por el mismísimo ortogonal.

 

Get me broccoli while I play Monopoly…

Desde la primera vez que lo vi, me confieso absolutamente incapaz de quedarme con una sola cosa. Todo el vídeo al completo me parece fascinante en sí mismo: las rimas dignas de la más nauseabunda Ana Torroja (o del mejor Tampón), el delicioso racismo que impregna cada uno de los fotogramas (destacando especialmente la escena de las geishas japonesas en un restaurante chino), los subtítulos con Google Translator, la extrañamente festiva apología pedófila que propone (nunca creí que una niña pudiera ponerme tan cachondo pronunciando la palabra ‘noodles’)

 

Hansen

Why don’t you have a seat right over there…?

Aunque ese Pedobear negro (debo autofelicitarme por lo fino que he hilado con este chiste) me sonaba de algo. Algo me decía que no era la primera vez que veía a ese hombre que se escondía bajo el disfraz de entrañable puercoespín. Aquel señor que parecía estar pidiendo a gritos una charla en el salón con Chris Hansen ya había llamado mi atención en alguna otra ocasión. La cuestión era dónde. No tardé en hallar la respuesta: Era el mítico rapero negro de ‘Friday’.

 

R-B, Rebecca Black…

Después de ejercer una exhaustiva labor detectivesca (consistente en una búsqueda en Google y Wikipedia, más una ojeada rápida a los comentarios en Youtube) descubrí finalmente quién era ese individuo y qué era lo que le llevaba exactamente a retozar en céspedes con preadolescentes en provocativos shorts llevando puesto un disfraz de oso y fardar de ello en Internet.

Patrice Wilson es su nombre. El rey del autotune, el co-fundador de la discográfica ARK Music Factory y del infame sello Pato Music World. Sello dedicado única y exclusivamente a sacarle el dinero de la forma más ruin a las madres ricachonas que quieren darle a sus hijas el capricho de producirles un single. Así, enriqueciéndose a costa de la ilusión unas pobres niñas cuya hipotética (aunque improbable) carrera musical se verá totalmente destruida en el proceso, Patrice compone las canciones, escribe las letras e incluso se reserva un cameo de honor en los videoclips.

Esto último, en ocasiones, a traición. A última hora, sin consentimiento alguno de la niña o los padres. Notable fue el mosqueo que se llevó Rebecca Black al ver el absurdo rap sobre adelantar autobuses escolares que se marcó el muy gañán.

Salmorejo

La regla es el nuevo salmorejo

Al ver cómo se ganaba la vida resquebrajando la reputación de posibles jóvenes promesas —tampoco es que parecieran tener mucho futuro por delante, pero démosles el beneficio de la duda— mientras alimentaba su ego y de algún modo se las arreglaba para estar siempre rodeado de jailbaits, poco tardó en destronar a Terry Crews convirtiéndose de cabeza en mi nuevo negro favorito.

Lo irónico del asunto es que, gracias a él y al single ‘Friday’, Rebecca Black tiene ahora una notoriedad en Internet que habría sido completamente inviable sin él. Así, la jovenzuela a día de hoy se ha convertido en una vloggerporque Dios sabe que no hay suficientes— (que aprovecha a la mínima para echar pestes sobre Patrice) y sigue sacando canciones que, pese a seguir siendo mojones, cuentan con algo más de respaldo por parte de la crítica. Y es que ‘Friday’ ha sido, en el fondo, un regalo para ella. Rebecca sabe que, haga lo que haga a partir de ahora, nada va a ser peor que aquello. Es un colchón de seguridad como la copa de un pino.

Pero Patrice sigue consolidándose como puto amo, como podemos ver en su canción ‘H.A.P.P.Y.’, vendida como una secuela oficial de ‘Friday’, en la que no sólo se defendía de las críticas con cierto sentido del humor, sino que además aprovechaba la ocasión para bailar con jóvenes gimnastas y comprar tartas a niños pequeños. Nunca antes la felicidad había sido tan peligrosa. Nunca antes había tenido una certeza tan absoluta de que un artista ha sodomizado a todos y cada uno de los extras de su videoclip.

 

‘Fat Usher’

Y es que si algo hay que reconocerle es que, aparte de ser una sanguijuela timadora, un depredador sexual y un horrible compositor; lo que es, es un cachondo. Tanto que resultó prácticamente inevitable que no llamara la atención de humoristas de la talla de Jimmy Kimmel (que, para que os hagáis una idea, es una especie de Andreu Buenafuente cuando no hacía programas basados en poner cosas de Internet), el cual precisó de su ayuda a la hora de producir una canción para su programa. Una canción que, personalmente —y esto va sin ironía—, me tocó por completo la fibra sensible. Me sentí totalmente identificado con ella. Es el himno que cualquier grupo de colegas debería tener. Una auténtica obra maestra.

 

Eating sausages and hanging out…

Mientras tanto, Rebecca Black sigue guardándole un rencor enorme a Patrice. En el fondo no es para menos, teniendo en cuenta que por su culpa ostenta el honor de haber publicado la considerada peor canción de la historia. Pero, por mucho que intente huir del tipo que la hizo millonaria, no puede evitar caer en la tentación de intentar repetir el éxito que éste le otorgó. Pero esos intentos siempre son en vano. Aquí tenemos el más reciente y lamentable de todos ellos, en el que por muchas críticas veladas que haya hacia el bueno de Patrice (tan sutiles como un ladrillazo en la frente, todo hay que decirlo) no hace más que poner en evidencia que sin el negro pedófilo de sonrisa inquietante esto no vale ni para hacer caldo.

 

No Patrice, no party

Hacer publicidad gratuita

Cuéntame tu vida

9
Échate un comentario

  Suscribirse  
Recientes Antiguos Más votados
Notificación de
Maddie

Eso rojo de los labios es Ketchup, a mí no me engañas.

Jajajajajaja me encanta.

Que me hagas ver estas cosas y yo siga siendo fangirl. Tienes mérito. Mérito y sexappeal.

Vaya tela! Juanki hazle un video a mi peque que canta mejor que esa petardo jajajaja.
Y el moreno, sin palabras….que personaje, cuadraos los tiene!
Y…… mi Pedrito no huele! B…. R….

En mi cabeza ha sonado inevitablemente un “Is there a little girl here all by herself?” cuando ha entrado
el pedopanda en escena. Inquietante y maravilloso.
Y Sausage Party me ha parecido maravillosa, pese a que me falta un pene para apreciar toda su majestuosidad, creo. Único momento de mi vida en que confieso que no me importaría tenerlo.

[…] —involuntariamente, quiero creer— PORNARRO en masa y a diario. Una banda de aprendices de Patrice Wilson que, a base de requests (peticiones/sugerencias que se hacen en los comentarios de los vídeos) […]

Pijus Erectus

Respecto al Súper Disco Chino: el vídeo que enlazas es un extracto de la película “Las Aventuras de Enrique y Ana”. El niño con peto blanco que está detrás tocando la guitarra eléctrica es el actualmente director de cine Achero Mañas. Todos tenemos una infancia turbia.

us

Juankiblog

© Juankiblog 2006 - 2018 - Diseño web by Code