Bye-Bye Shangri-Là

 
Como cada día, ayer, yo bajaba las escaleras mágicas. Efectivamente, las que llevan a la puerta de salida del instituto (guardería, escuela, instituto…), esas maravillosas escaleras que te llevan a la salida de ese infierno llamado ESTUDIO. Me encuentro con dos “simpáticas” niñas (que al parecer disfrutan tocándome los hue… este… la moral) que me dan una palmadita en la espalda, y yo interpreto que son buenas chicas, que me animan, que puedo hincar porra y todo… Pero nada, me lo dan para engancharme un simpático post-it en el que se podía leer: “Soy tonto”. Bueno, pues vale… Soy tonto ¿y que? ¿¡Hacen falta papelitos para afirmarlo!? Además lo de tonto es mas que discutible, ya que me considero el mas listo de la clase.

Puede que el estudio no sea lo mío pero al entrar en la clase eso parece una selva de gilipollas metiéndose con las tías fingiendo odio pero que lo único que quieren es meterles de tó menos miedo además de que tiran papelitos, chillan, se levantan, saltan… Vamos, como putos crios! Y luego me consideran tonto por que no tenga ni puñetera idea de lo que son las “Melocotiledonias” (si es que hay alguna probabilidad de que se escriba así) yo entro en mi clase y veo allí… No sabría describirlo… ¿…Una orgia sin sexo…? Bueno, ya sabes lo que digo, yo soy digamos el mas discreto aun que se empeñen en hacer lo contrario: Todo el mundo me conoce, y a saber por que!!

No lo entiendo, el otro día me paran dos pajilleros natos y me preguntan si era yo el tío que me la meneaba en clase… Si, se corrió ese rumor (ahórrate el chiste fácil), que ya manda huevos! Nunca se correrá el rumor de que gasto 23 cm de nardo no, tiene que ser un rumor así de cabrón. La cuestión es que de tonto no tengo un pelo, yo soy el mas culto de la clase, y friki también pero sobretodo culto, tengo un blog algo decente no como ellos que solo tienen un cutre-space. Bueno, me pegan el papelito, me lo saco y le añado: “Soy tonto… Pero lo llevo bien” y me lo pego en el cogote. No se si habré sido lo suficiente friki como para que me dejen de pegar papelitos cutres.

Hacer publicidad gratuita

 
Ohhh, que bella es la vida ¿verdad? Sobre todo cuando tienes que aguantar a una zorra como tutora pero eso es otra cosa… Últimamente, desde que me pase a Blogger esto se ha convertido en un confesionario (es decir, que me dedico a rajar a diestro y siniestro), y esto se ha hecho un poco más personal que en mi oscuro pasado como spacero… (Escalofríos) Ya que allí era… diferente. Ahora bien; es mucho más divertido rajar en blogger ya que te da mas libertad y lo mejor: No hay “lenguaje prohibido”. Ya que por ejemplo en Spaces si en el titulo de un post escribes: “Que te dé por el culete un salmonete con su rabete” no te dejan publicar el post, y aquí en blogger puedo escribir lo que me salga del “Blacandequer”.

Esto me recuerda un poco a cuando hice un Group de MSN (algo mucho mas casposo que los spaces) ya que quería hacer una pagina porno: La pagina tenia que ser privada, si no no podia haber porno… Y los cojones iba a ser privado!! Publico y punto. Pero los de MSN no estaban “demasiado” a favor y me chaparon la web, CON LO BIEN QUE ME HABIA QUEDADO!!! La web estaba destinada a ser la pagina porno del futuro, se iba a llamar: “Guarras calientes no te sorprendas si les ves el saliente” y su correspondiente dominio de pago http://www.guarrascalientesnotesorprendassilesveselsaliente.org “.org” de Orgia, por supuesto (Festival del humor…). Pero nada, me jodieron el chiringuito.

Ahora por fin puedo postear lo que me venga en gana, ahora ya no tengo esa puta sensación de libertad vigilada de los cacho de voyeurs que son los de MSN (¿Para que si no quieren que publiquemos fotos nuestras y hagamos un diario personal allí?), ahora por fin puedo decir que la vida es bella… Si! Aun que tenga que aguantar a una zorra como tutora.

Hacer publicidad gratuita

Clases…

27/11/2006

 
Bien, hoy toca rajar de las clases en mi instituto, instituto por decir algo ya que hacen Parvulos, Primaria, Secundaria y Bachillerato así que no se ni como llamarlo pero ese no el problema vamos… El problema es que nos toca aguantar a todos los niñatos de primaria que claro, por mucha tía buena que ande por ahí enseñando muslo viene un mocoso de mierda y te corta el rollo, así que para empezar ya tengo donde malmeter… Pero hay cuestiones mas importantes que son las que tengo que tratar hoy (que me estoy desviando sospechosamente del tema…) y son las clases, si LAS CLASES!!

Ahora bien; no pienso decir el nombre de la escuela no sea que me pase como a aquel desgraciado y la tengamos… Bien, no todas las clases de ahí son horribles (en algunas puedes quedarte dormido) pero la mayoría si, por ejemplo (tachaaaan… tachaaaan…) Ciencias Naturales! Ooooh, que guai voy a conocer todas las plantas del mundo, que güachi… (Por si no lo habéis entendido; pretendía ser sarcástico) De hecho la clase no seria tan horrible si no fuéramos tan mal pensados

¿!Que dice el gilipollas este!? ¿!Concreta desgraciao!?

Ya va, joer ya va… Me refiero a que si la profesora dice:
“Son dos sustancias que se juntan y salen disparadas” o “Pueden ser grandes o mas pequeñas, mas duras mas blandas…”
Pues si! Esto lo suelta en la clase y no deberíamos reírnos pero sin embargo hacemos malabares para que la profe de los “nakasones” no nos amoneste y tal…

¿Que mas que mas…? Si, Francés!!! Ooooh… Es horrible y la profesora nos trata como si hablásemos Francés de toda la vida, como si nos lo supiéramos todo del “Je m’apelle” cuando lo único que nos sabemos es el “Bulebucuseademuasesua”. Además de que se pasa los alumnos por el requesón pero bueno…

La verdad creo que si sigo rajando a lo mejor no llego vivo al siguiente post o a lo mejor me condenan y todo (que como merchadinsing mola pero al otro gili le toco aflojar 400 euretes) así que por hoy me voy a callar que creo que ya me he quedado lo suficientemente a gusto como para año y medio.

PD: Secuela de este post (casi) asegurada.

Hacer publicidad gratuita

 
Voy a ir directamente al grano: Estoy harto de tantos correos que me llegan (y no hablo del spam precisamente) ¿Que a que me refiero? muy fácil: A las cadenas de e-mails, las odio con toda mi alma, son una gilipollez y lo peor es que la gente se las cree y las va reenviando como un gilipollas. Ayer a mi me llegaron tres, y no tres diferentes; Eran la misma cadena!!! Parece que la gente no tenga otra cosa que hacer que enviarme cadenas cutres:

-Que si le envías esto a 5 personas en 5 minutos se cumple tu deseo
-Que si le envías esto a tu primo mientras te desnudas mañana no te atropellara un camión
-Que si le envías esto a Mateo el vendrá y te partirá la cara

Y mariconadas por el estilo. No sé por qué la gente se cree estas chorradas o mejor:

¿La gente se lo cree o lo reenvía por joder?

Por que ya es un cachondeo… Yo y mi querida tía contraatacamos con 2 Powerpoints uno era una historia de terror a lo cutre y el otro era mas una parodia de las cadenas y los enviamos a todos nuestros contactos… Por desgracia nadie tuvo valor de reenviarlo y nuestra reivindicación se fue al carajo… (con lo bonito que había quedado, snif…).

Es inútil luchar contra estas horribles cadenas, lo he intentado pero es imposible no se puede hacer nada por mas que lo reivindiquemos siempre estará la pre adolescente de turno que creerá encontrar el amor verdadero enviándole a todos sus contactos de MSN un mensajito cutre.

Hacer publicidad gratuita

 
Hoy me ha ocurrido una desgracia: No he podido ver mi querido Humor Amarillo (se me paso la hora) y eso me ha traumatizado, me ha destruido, me ha jodido el día… snif… Yo es que sin mi dosis de chinos dándose golpes no soy yo, yo necesito oír a los comentaristas rajar sobre los concursantes, me encanta ver como muere el Chino Cudeiro (que en paz descanse…) quiero ver los rollitos de primavera, necesito oír el grito de Al turrón, no puedo sobrevivir sin antes ver como fracasa Pepe intentando llevarse a la caravana a la primera tía mazizorra que se le acerque… LO DICHO, YO SIN MI DOSIS DE CHINOS NO SOY YO!! Así que no me quedaba mas remedio que irme a Youtube a ver algún capitulo (alguno te encuentras) pero no es lo mismo! Yo necesito coñas actuales no de hace dos semanas…!

En fin, me tendré que esperar hasta el sábado que viene para disfrutar de mi nuevo y mejorado Humor Amarillo.

Hacer publicidad gratuita

Sobre mí

25/11/2006

A ver.

Por dónde empiezo.

Primero, lo básico: me llamo Juan Carlos. Lo sé. Es un nombre horrible. Juan Carlos suena a calvo obeso con barba que, bien adentrado en la segunda mitad de su treintena, decide pasarse el día tumbado en el sofá comiendo ganchitos con una mano y masturbándose con la otra mientras hace equilibrios con el portátil que tiene apoyado en la panza donde visualiza pornografía de dudoso gusto y procedencia. Juan Carlos es nombre como de una versión pedófila del malo de Toy Story 2.

Bueno. Es nombre de todo eso o de monarca.

Y a veces no sé qué es peor.

Por lo demás, tengo 24 años y soy un viejoven con un insano exceso de tiempo libre entre mis manos. Si tuviera que definirme de alguna forma, seguro que utilizaría términos como «cretino egocéntrico» o «fracaso académico». No me gusta el fútbol, no disfruto al salir de fiesta y prefiero quedarme en casa consumiendo películas o series de televisión en cantidades industriales antes que prácticamente cualquier otra cosa en este mundo. Soy cinéfilo por naturaleza, melómano por necesidad, onanista por circunstancias, imbécil a tiempo parcial y misántropo a jornada completa.

También soy escritor. O eso digo. Me gusta escribir, desde luego. Tanto, que en lugar de emplear mi tiempo libre en lo que suele hacer todo el mundo —beber, drogarme, volverme nazi, votar a Ciudadanos o las cuatro cosas a la vez—, decidí montarme un blog. Y tomé esa decisión cuando tocaba. En 2006, claro. Cuando aún era un dulce e inocente prepúber de doce años que creía que todo el mundo giraba alrededor de su falo.

¿Y qué derecho tenía alguien como yo de abrirse un blog? Ninguno. Al fin y al cabo, no dejo de ser un varón blanco cishetero que ha nacido con todos los privilegios habidos y por haber. Alguien que no tiene ningún motivo real para quejarse, pero que sin embargo lo hace igualmente porque es una persona horrible. Lo único que sí tenía por aquel entonces era la arrogancia necesaria como para creer que las anécdotas de mi vida, mis ocurrencias y opiniones personales podían tener el suficiente interés como para no sentirme culpable al abarrotar el ciberespacio con ellas.

Huelga decir que mi vida siempre ha estado plagada de pequeñas miserias. No me atreveré a llamarlo desgracias, pero sí eventos desafortunados. Algunos relacionados con mis amistades, otros con mi familia, muchos con el amor y la mayoría con el sexo y mi adolescencia sobrehormonada. Ya que siempre he sido de los que comparten la creencia de que la tragedia de uno puede ser la carcajada de otro, opté por escribir aquí mis desventuras casi a modo de terapia. Siempre intentando canalizar mi frustración hacia algo productivo y con la esperanza de arrancar alguna risa en el proceso.

Que lo consiguiera o no… eso ya es otro tema.

Cuando aquel niño de doce años empezó a escribir por estos lares poco preveía la vergüenza que le iban a provocar sus propios textos al ser leídos más de una década después. Resulta muy curioso que, gracias a la longevidad del proyecto y al abundante material gráfico alojado en él, este blog pueda servir perfectamente para documentar hasta qué punto puede llegar a degradarse —de forma física y psicológica— un ser humano con el paso del tiempo.

La cosa tuvo sus momentos guays. Me convertí en portada de Menéame cuando aquello todavía se usaba, me entrevistaron en Mujer Hoy en lo que seguramente siga siendo aún el mayor logro de mi vida y conocí a un montón de gente maravillosa gracias al microcosmos que terminó creándose aquí.

También he tenido la oportunidad de colaborar en páginas tan selectas como Cine en Serio, pese a no saber escribir ni tener ni puta idea de cine. Como prueba de esto último, sólo tenéis que echarle un vistazo a alguno de los vídeos que he publicado por aquí. Destacaré especialmente la saga de Doctor Mateo (1, 2 y 3), El Post 1000 o el alargadísimo Gravità. En ellos no sólo demuestro el mismo pulso cinematográfico de Ed Wood, sino que además también tengo el mismo carisma que cualquier youtuber con sinusitis.

Pero el cine sólo es una de las múltiples disciplinas para las que no tengo talento alguno. Durante mi preadolescencia también me atreví a probar suerte en el mundillo de los webcómics con desastrosos resultados. Lo intenté con la música al inventarme un falso grupo indie de tontipop a ver si sonaba la flauta. Y por el formato digital no fuera suficiente para mí, cometí la osadía de publicar hasta tres libros en papel.

El primero, «Ensayo sobre la propiedad de los medios de reproducción: las miserias de tener un pene como un autocar londinense» (2011), lo más gracioso que tiene es su propio título. El segundo, «Cáncer de Sida» (2012) casi que también. El tercero, «Perdona si no te llamo, amor…» tiene un título de mierda, pero por suerte es el menos malo de los tres. El problema es que quizá sea el más ofensivo de todos, a muchos niveles y por múltiples razones.

Y mi trayectoria no ha estado exenta de baches, como es lógico. En febrero de 2011 este blog se vio forzado a hacer una migración desde Blogger a WordPress, perdiendo por el camino la mayor parte de las imágenes de los posts publicados hasta esa fecha. Google decidió que sería buena idea borrar mi cuenta —sin explicación ni aviso previo—, por lo que perdí también mis antiguos vídeos de Youtube y mi correo electrónico de la época.

Como podéis haber deducido por estos párrafos, no soy más que un enorme fracaso con patas. Alguien que hace muchísimas cosas, pero ninguna bien. Una persona plagada de sueños y ambiciones pero con una fuerza de voluntad nula para realizarlas. El juguete roto de la blogosfera. Un friki bajito medio calvo, casi gordo y relativamente gilipollas a quien no se le ocurre mejor forma para rellenar el vacío de su vida que contar mierdas por Internet. Y todo para que vosotros, hienas, os riáis de él.

De todos modos, que no decaiga la fiesta: aparte de por aquí siempre me podéis cotillear en Twitter, Vimeo, Youtube, Facebook o en el blog Crítico Crónico donde sólo escribo cada vez que hay un eclipse solar.

Y ya que os habéis tomado la molestia de leer hasta aquí, qué menos que ser obsequiados con mi Boyhood particular:

 

 2006. Cuando era mono.

 2009. Cuando era guapo.

Look 2011

 2011. Cuando era fucker.

Dramatización

 2013. Cuando se empezó a joder la marrana.

Archivo 19-10-15 20 39 26

 2015. Aquí mejoré un poco.

 2016. Éste fue complicado. Ya. Pasemos página.

 2018. Aquí estamos.

Hacer publicidad gratuita
1 134 135 136
© Juankiblog 2006 - 2018 - Diseño web by Code